Pies y verano; como cuidarlos en todas las edades

Pies y verano; como cuidarlos en todas las edades

Llega el verano y con el nuestra rutina cambia, pasamos mucho tiempo en piscinas y playas con los pies descalzos, por ello la buena salud en los pies es fundamental en este época.

En este contexto, el Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz cuenta con la 1ª Unidad de Biomecánica Pediátrica Especializada a nivel hospitalario de Andalucía, dirigida por el podólogo Manuel Pereira Domínguez, un profesional con más de 15 años de trayectoria profesional y  uno de los mayores expertos en biomecánica a nivel nacional e internacional, de hecho, acude de forma habitual como ponente a los congresos más importantes relacionados con el deporte, la prevención infantil y el calzado.  Ha analizado más de 180.000 huellas de pies, de las cuales más de la mitad pertenecen a niños en edad de desarrollo.

Además, este hospital cuenta con la 1ª Unidad de Readaptación Funcional a nivel hospitalario basada en el concepto Biomecánica Funcional Global, que ayuda a las personas a prevenir y corregir todas estas dolencias y les dota de herramientas terapéuticas fáciles de utilizar por sí mismos en casa. Esta unidad está en situado en el centro de Viamed de Sevilla Este.  

Los pies son uno de los grandes olvidados, y para conseguir una salud plena, no se nos debe olvidar que son el soporte de todo nuestro cuerpo. De hecho, Manuel Pereira indica que todo el mundo debería hacerse un estudio biomecánico al menos una vez en la vida.

A través de este estudio, podemos conocer cómo se comporta nuestro organismo cuando estamos de pie, ya sea en movimiento o parados y cómo podemos sacarle más partido a nuestro cuerpo, ya sea para prevenir lesiones, corregir las ya existentes o mejorar el rendimiento para un óptimo desarrollo en edad infantil o deportivo en edades más adultas.

En esta época de año, los pies se liberan de tantos meses con un zapato cerrado, por ello, Pereira recomienda:

1. Evitar el exceso de sudoración mediante calzados transpirables.

2. Cambiar frecuentemente de calcetines o uso de productos que colaboren en contener la humedad e infecciones de la piel.

3. Hidratar los pies con cremas específicas.

Siempre se ha dicho que andar por la playa es muy positivo para los pies, no obstante, esto es una afirmación a medias, pues hay personas con ciertas patologías como con metatarsalgias (dolor en la plata del pie justo por detrás de la base de los dedos) o personas con desadaptación a impactos de repetición asociados a problemas de rodilla, cadera o espalda, de forma complicada tolerarán caminar descalzos por la playa distancias medias-largas.

igualmente ocurre en el caso de caminar por el agua,  por un lado andar por arena seca estimula la musculatura intrínseca del pie, lo cual es positivo sobre todo en determinados procesos de recuperación y readaptación de lesiones siempre y cuando sean supervisados por un profesional. Pero por otro lado, la absorción de impactos de dicho terreno se antoja excesiva, generando un incremento de los tiempos de contactos del pie en el suelo, un hundimiento excesivo del talón al caminar con aumento de la contracción excéntrica del tríceps sural (T.Aquiles y músculos implicados) sobre todo en la fase de medioapoyo (2º Rocker del pie) y por tanto induce a pesadez en las piernas y sobrecargas de fascia plantar, miembros inferiores y espalda. A ello se une que rara vez paseamos por una playa totalmente plana, siempre hay cierto desnivel en el terreno.

Calzado en los niños

Por lo general, las características para adultos y niños son las mismas.

  1. 1. Calzado que se adapte bien a la anatomía del pie, ligero, transpirable, de materiales naturales y flexible ( en el caso de los niños es importante que sea fácil de calzar y ajustar mediante velcros, elásticos o cordones)
  2. 2. Evitar hebillas o materiales pequeños que se desprendan en niños menores de 3 años.
  3. 3. Calzado con suela antideslizante, gruesa
  4. 4. Utilizar calzado deportivo y cómodo así como evitar tacones de más de 5cm.

 

En definitiva, es necesario cuidar los pies durante todo el año y adaptar nuestro calzado a las condiciones necesario para evitar problemas posteriores.