Las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en el mundo

Las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en el mundo

Cada 14 de marzo desde el año 2015, se celebra el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (2017), “las enfermedades cardiovasculares son un conjunto de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos que constituye actualmente la principal causa de muerte alrededor del mundo”.

Las arritmias cardiacas, la enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca, valvupatías, cardiopatías congénitas, miocardiopatías, arteriosclerosis o las enfermedades del pericardio son algunas de las patologías cardiovasculares más comunes.

Sintomatología

Aunque las enfermedades cardíacas tienen múltiples diferencias entre sí, las señales de alerta suelen ser las mismas.

  • Dificultad para respirar o falta de aire con el esfuerzo físico
  • Sensación de mareo o pérdida de conocimiento
  • Fatiga muscular o debilidad
  • Opresión o dolor en el pecho, sobre todo si se desencadena con el esfuerzo o se irradia a brazos y mandíbula
  • Despertares nocturnos con sensación de ahogo
  • Frecuencia cardíaca acelerada, palpitaciones o sensación de latido anómalo o molesto
  • Hinchazón de abdomen y extremidades lo que se conoce como edemas

Factores de riesgo y prevención

Los principales factores de riesgo controlables son:

Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular

La mejor forma de evitar una enfermedad cardiovascular es controlar estos potenciales peligros a través de la realización de chequeos médicos de forma periódica, el ejercicio, y una dieta cardiosaludable. Aunque, por desgracia, los factores de riesgo no modificables son los más influyentes, estos son la edad y la genética.

Tratamientos

Existen fármacos que ayudan al control de los factores de riesgo como los antihipertensivos, los antidiabéticos y los fármacos para el colesterol. Asimismo hay fármacos que mejoran o alivian las cardiopatías cuando éstas ya están presentes como los betabloqueantes, los anticoagulantes, los diuréticos y los antiarrítmicos. Por otro lado, tenemos terapias como el intervencionismo o cateterismo cardiaco, la electrofisiología o estimulación cardiaca y la cirugía de corazón