La mascarilla, responsabilidad de todos

La mascarilla, responsabilidad de todos

Dada la situación actual de la COVID-19, el uso de la mascarilla es obligatorio en nuestro día a día. El problema es que todavía sigue habiendo mucha gente que no entiende porque es tan importante cumplir esta norma. También hay gente que, aun siendo consciente de la importancia de la mascarilla, no tiene claro qué tipo de mascarilla debe elegir según sus necesidades. Por ello, en este post te vamos a contar qué debes tener en cuenta a la hora de elegir una mascarilla, recomendaciones para un buen uso y, por último, porque es tan importante su uso.

Cosas que se deben tener en cuenta a la hora de elegir mascarilla

Existen en el mercado los siguientes tipos de mascarillas:

• Las higiénicas, que pueden ser desechables o reutilizables.
• Las quirúrgicas, que son desechables, es decir, solo se pueden utilizar una vez.
• Las mascarillas EPI (Equipos de protección individual) o autofiltrantes, que a su vez pueden ser FFP1, FPP2 y FPP3 en función de los tipos de filtros contra partículas, con una eficacia que oscila desde el 78% en las FPP1, 92% en las FPP2 y 98% en las FPP3. A su vez, estas pueden tener o no válvulas de exhalación, que facilita la respiración y evita la condensación. Las que tienen válvulas, si bien protegen a los que las llevan, no protegen a los contactos, por lo que no estarían indicadas para la población en general, sino para personal sanitario que tuviera que llevarlas durante largos periodos de tiempo.

Las más convenientes, por tanto, serían las higiénicas o las quirúrgicas que, además, son obligatorias en los espacios públicos en toda la población a partir de los 6 años según la orden ministerial publicada el 20 de mayo del 2020 en el BOE. Las higiénicas pueden llevar en el etiquetado el estándar de calidad UNE 0064 y 0065 con una eficacia de filtración bacteriana igual o superior al 95% en las no reutilizables y al 90% en las reutilizables. Las quirúrgicas tienen una eficacia entre un 95-98%.

Tipos de mascarilla

En resumen:

-Personas sanas: Mascarillas higiénicas.

-Personas enfermas: Mascarillas quirúrgicas.

-Personas en contacto con el virus: Mascarillas EPI.

Consejos para un buen uso de la mascarilla

– No es recomendable llevar puesta una mascarilla de manera continuada más de seis horas seguidas porque la humedad que pueden captar hace que pierda eficacia.

El uso de mascarillas desechables para un uso diario nos garantiza la efectividad de las mismas. Las reutilizables con filtro desechable son una buena alternativa, pero hay que lavarlas a 60º y dejarlas secar al aire. No se deben nunca secar con secador ni en el microondas

-Las mascarillas se deben poner y quitar siempre manipulando solo las gomas que se enganchan a las orejas. La manera correcta de colocarla empieza con un buen lavado de manos durante 40-60 segundos antes de manipularla, aplicarla sobre nariz y boca, asegurando que no quedan grandes espacios entre la cara y la mascarilla, se pellizca la pinza nasal para ajustarla bien a la nariz.

-Es recomendable a partir de los 3 años, obligatorio desde los 6. Se recomienda las mascarillas higiénicas, de las que hay 3 tallas acordes a cada rango de edad, entre los 3 y los 12 años.

Por qué utilizar mascarilla
La importancia del uso de la mascarilla

En muchas comunidades ya es obligatorio el uso de mascarilla por la calle, y a pesar de que en otras no lo sea, es importante que se utilice. Aunque se mantenga la distancia social, pueden haber infectados asintomáticos que, a pesar de no toser o estornudar, solo por el hecho de hablar, pueden liberar virus que se pueden depositar en superficies que luego podemos tocar, lo cual se evitaría con el uso generalizado de las mascarillas.

También, es importante que se utilice durante la jornada laboral, ya que durante el trabajo suelen haber momentos de movilidad entre los trabajadores en los que podrían no respetarse la distancia de seguridad. Muchas personas optan por el uso de pantallas de protección en el trabajo, pero estas son solo un complemento a la protección individual y no sustituyen a las mascarillas.

Es importante reflexionar sobre la importancia de protegernos a nosotros mismos y al resto. Es posible que la COVID-19 no afecte de manera grave en la mayoría de los casos, pero las consecuencias del contagio son fatales para ciertos grupos poblacionales y nuestro deber es ser responsables. Sigue habiendo mucha gente que no le encuentra sentido a la mascarilla.
Llevando mascarilla no solo te proteges a ti, sino que también proteges a los demás.