Los efectos de los ultrasonidos en fisioterapia

Los efectos de los ultrasonidos en fisioterapia

Normalmente, se relaciona la fisioterapia con la técnica del masaje. Sin embargo, esta especialidad abarca un mayor número de prácticas. De la técnica que vamos a hablar a continuación, ultrasonidos, ha sido parte de la práctica clínica aproximadamente desde la década de los 50 y todavía su aplicación sigue en vigor, no obstante, con pequeños dispositivos portátiles hasta máquinas multimodales.

En anteriores entradas hablamos de las ondas de choque, mientras que hoy nos centraremos en el ultrasonido. Dos técnicas similares, que tienen su diferencia en que la primera son ondas acústicas de alta frecuencia que se aplican en el tejido lesionado con el objetivo de recuperarlo, mientras que el ultrasonido terapéutico se aplica en tejidos lesionados acelerando la tasa de curación y mejorando la calidad de la reparación de lesiones de ligamentos, tendones, fascia, cápsula articular, tejido cicatrizal, etc.

Actualmente, el tratamiento con ultrasonido tiene dos efectos. El primero de ellos, es el efecto mecánico, ya que la onda produce una vibración que actúa como un micromasaje en la zona tratada ya que las ondas sónicas producen una compresión y descompresión del tejido. Estos cambios de presión, a su vez producen una variación del volumen celular y un cambio en la permeabilidad de la célula.

El segundo efecto es el térmico, causado por la fricción. La cantidad de calor depende del tejido que se trate, del tipo de emisión (pulsado o contínuo), intensidad, duración del tratamiento y coeficiente de absorción.

De la misma manera, podemos resumir que existen diferentes tipos de ultrasonidos para Fisioterapia y Rehabilitación:

  • Ultrasonido continuo: se utiliza como termoterapia profunda y selectiva en estructuras tendinosas y periarticulares.
  • Ultrasonido pulsado: la emisión pulsante es la más utilizada actualmente por sus efectos positivos sobre la inflamación, el dolor y el edema. Está indicada en procesos agudos e inflamatorios ya que con parámetros adecuados carece de efectos térmicos.

Es importante destacar que este tratamiento no es doloroso, no tiene efectos secundarios y es realizado por medio de un transductor capaz de generar corrientes eléctricas de frecuencias alternadas y capaces de penetrar el tejido y estimular el flujo sanguíneo de la zona.

Así pues, el grupo de hospitales, Viamed Salud, dispone en la mayoría de sus centros hospitalarios la especialidad de Fisioterapia y tiene como objetivo el de llevar al paciente a ser autónomo y dinámico, mediante, por ejemplo, el restablecimiento de su movilidad y su cuidado. Del mismo modo, disponemos de los recursos necesarios para desarrollar un proceso de rehabilitación eficaz para el paciente.

Por último, Viamed Salud cuenta con los mejores profesionales que se encargan de examinar, diagnosticar, y tratar las deficiencias, limitaciones funcionales y discapacidades de cada paciente.