13 razones por las que puede que te duela la espalda

13 razones por las que puede que te duela la espalda

Según la OMS el dolor lumbar es la causa principal de vivir con discapacidad durante años en todo el mundo. Desde el sedentarismo al propio ejercicio físico mal realizado, hábitos como sentarse en una mala postura, dormir mal, levantar grandes pesos o problemas psicológicos pueden generar dolor de espalda y en consecuencia una peor calidad de vida.

En la espalda encontramos la columna vertebral, que es la encargada de dar estabilidad al cuerpo, moverlo, proteger la médula espinal y facilitar la flexibilidad, por lo que un problema asociado con este eje funcional del cuerpo siempre es preocupante.

¿Por qué me duele la espalda?

Se estima que en torno al 60-80% de la población tiene dolores de espalda, por lo que no es de extrañar que existan numerosas causas que expliquen estas alteraciones. A continuación, se enumeran algunas de ellas:

  • Sedentarismo: unos músculos de la espalda muy débiles no podrán soportar la carga.
  • Sobresfuerzo: un esfuerzo elevado provoca tensión, espasmos y lesiones. Especialmente cuando se intenta levantar algo muy pesado y se hace incorrectamente.
  • Traumatismos y lesiones.
  • Tos repetida en el tiempo.
  • Inversión de la curvatura de la columna.
  • Infecciones.
  • Tumores.
  • Posturas: en general aquellas que generen tensión muscular, como conducir por largos periodos de tiempo, dormir en un colchón malo, sentarse con los pies cruzados y al borde de las sillas, tensionar el cuello hacia delante…
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos psicológicos: las personas que sufren de depresión, ansiedad o estrés tienen un mayor riesgo de tener este tipo de problemas.
  • Tabaco: las personas que fuman son más propensos a tener problemas lumbares, normalmente por la tos repetida en el tiempo.
  • Mala forma física: tanto el sobrepeso como una falta de nutrientes o vitaminas puede conllevar una carga alta a la espalda.
  • Otras enfermedades y patologías: Hernia de disco, ciática, espina bífida, esclerosis múltiple, osteoporosis, problemas renales, artritis…

La gran cantidad de causas y patologías que provocan este dolor lo han convertido en la segunda razón de consulta de atención primaria y en el dolor más común en las mujeres.

¿Qué puedo hacer para que no me duela la espalda?

Cómo se ha explicado anteriormente el dolor lumbar es una afección que sufre una enorme cantidad de gente en el mundo, personas de todas las edades y tipologías, aunque como muchas otras patologías es más común en personas de edad avanzada. Por ello es importante saber cómo prevenirlo y cuándo se debe acudir a consulta.
A través del ejercicio y los estiramientos se puede fortalecer la zona. Además, se debe llevar una postura correcta a lo largo del día, sobre todo si se pasa mucho tiempo sentado. Por otro lado, es importante evitar el levantamiento de objetos pesados, y en el caso de hacerlo, no olvidar flexionar bien las rodillas.

El sobrepeso y el déficit de nutrientes, son dos de las razones por las que la espalda puede llegar a tensionarse, por lo que una dieta sana y equilibrada es crucial para evitar este dolor. La dieta debe ir acompañada de un modo de vida sano, evitando drogas como el tabaco.

En caso de sufrir alguna de las enfermedades tanto físicas como psicológicas antes nombradas se deberá acudir al especialista indicado. Si este no es el caso, el tratamiento fisioterapéutico suele ser la solución para descontracturar la zona y realizar la recolocación y los estiramientos pertinentes.

dolor lumbar

Se recomienda que una persona acuda al médico si su dolor de espalda no cesa en más de una semana, es contante y no mejora al descansar, se acompaña de pérdida de peso o fiebre, se extiende a otras partes del cuerpo o cualquier otra señal de alerta anormal. Asimismo, es aconsejable realizar una revisión tras recibir un golpe o traumatismo en la espalda que llegue a generar dolor o molestia.